PALABRA DE DIOS 

 

PRIMERA LECTURA.
Jeremías 23, 1-6

* Con el rey Sedecías ha llegado el fin del reino de Judá.
         Nabucodonosor ha invadido Palestina y ha destruido Jerusalén y el Templo.
         No se ha hecho caso a los consejos de Jeremías.
         El desastre se ha debido a que los reyes, pastores del pueblo, rebaño del Señor, no se han preocupado, lo han abandonado.
          El señor mismo se preocupará de su rebaño y suscitará un buen pastor en la casa de David: el Mesías.

 

PRESENTACIÓN

El texto que se proclama hoy es un oráculo mesiánico que cierra una serie de oráculos de Jeremías a la casa real de Judá.

Nos encontramos en las postrimerías del reino; pronto vendrá el desastre. Los reyes no hacen caso de las recomendaciones de Jeremías.

El rey de los caldeos, Nabucodonosor, invade el reino y en una primera deportación se lleva a Babilonia al rey Joaquín y pone en su lugar a Sedecías ("el Señor es mi justicia"), pariente del depuesto rey Joaquín.

Al ser nombrado rey por Nabucodonosor y no por Yhavhé hace que el pueblo dude de su legitimidad.

En el oráculo del profeta hay una palabra importante: "pastor".  Esta imagen sencilla y agrícola, unida profundamente a la historia de Israel, se va a emplear para designar a los dirigentes del pueblo: Dios, sacerdotes, reyes...

En este caso, el pastor es el rey Sedecías, que no ha escuchado la palabra que Dios le dirige por medio del profeta Jeremías y está llevando al pueblo al desastre total.

"¡Ay de los pastores que dispersan y hacen perecer las ovejas de mi rebaño!, oráculo del Señor"; su negligencia ha ahuyentado la grey.

Pero Dios suscitará a David un vástago legítimo que pastoreará el rebaño del Señor. Hasta ese momento, Él mismo recogerá a sus ovejas, las dejará en buenos pastos, para que crezcan y se multipliquen, y les pondrá buenos pastores.

Que el Señor suscite buenos pastores para que no se pierdan las ovejas.

 

 

JEREMÍAS 23, 1-6

Reuniré el resto de mis ovejas y les pondré pastores

Ay de los pastores que dispersan y dejan perecer las ovejas de mi rebaño -oráculo del Señor-. Por eso, así dice el Señor, Dios de Israel: "A los pastores que pastorean mi pueblo: Vosotros dispersasteis mis ovejas, las expulsasteis, no las guardasteis; pues yo os tomaré cuentas, por la maldad de vuestras acciones -oráculo del Señor-. Yo mismo reuniré el resto de mis ovejas de todos los países adonde las expulsé, y las volveré a traer a sus dehesas, para que crezcan y se multipliquen. Les pondré pastores que las pastoreen; ya no temerán ni se espantarán, y ninguna se perderá -oráculo del Señor-.

Mirad que llegan días -oráculo del Señor- en que suscitaré a David un vástago legítimo: reinará como rey prudente, hará justicia y derecho en la tierra. En sus días se salvará Judá, Israel habitará seguro. Y lo llamarán con este nombre: El-Señor-nuestra-justicia."

Palabra de Dios

 

SALMO RESPONSORIAL
Salmo 22

PRESENTACIÓN

Los estudiosos interpretan de diferente manera la figura del salmista, de aquel que proclama el salmo.

Para unos sería un peregrino que, de vuelta a casa y pensando en los posibles peligros, camina confiado porque el Señor, como pastor, le guía y le cuida.

Tal vez el salmista esté pensando y expresando los sentimientos del pueblo de Israel a la vuelta del destierro. El les prepara una mesa: ¿hay mayor motivo de ánimo y esperanza?

El tema de Yhavhé-pastor es muy antiguo.

"El Señor es mi pastor
nada me falta.
En verdes praderas me hace recostar"

Cada uno podemos leer este salmo desde nuestra realidad, desde nuestras situaciones, sabiendo que con Dios-pastor podemos caminar tranquilos.

Porque..

"Me guía por el sendero justo"

Porque...

"Aunque camine por cañadas oscuras, nada temo"

Porque...

"Preparas una mesa ante mí"

Porque...

"Tu bondad y misericordia
me acompañan todos los días de mi vida.

Tú eres mi Pastor,
en Ti me cobijo y encuentro la tranquilidad; Tú guías mi camino, aunque la senda esté a oscuras; que tu bondad y misericordia me acompañen siempre.

SALMO 22

R/ EL SEÑOR ES MI PASTOR, NADA ME FALTA

El Señor es mi pastor, nada me falta:
en verdes praderas me hace recostar;
me conduce hacia fuentes tranquilas
y repara mis fuerzas.
R/ EL SEÑOR ES MI PASTOR, NADA ME FALTA

Me guía por el sendero justo,
por el honor de su nombre.
Aunque camine por cañadas oscuras,
nada temo, porque tú vas conmigo:
tu vara y tu cayado me sosiegan.
R/ EL SEÑOR ES MI PASTOR, NADA ME FALTA

Preparas una mesa ante mí,
enfrente de mis enemigos;
me unges la cabeza con perfume,
y mi copa rebosa.
R/ EL SEÑOR ES MI PASTOR, NADA ME FALTA

Tu bondad y tu misericordia me acompañan
todos los días de mi vida,
y habitaré en la casa del Señor
por años sin término.
R/ EL SEÑOR ES MI PASTOR, NADA ME FALTA

 

 

SEGUNDA LECTURA
Efesios 2, 13-18

* La división establecida entre los judíos y los paganos, tenía peligro de instalarse entre los primeros cristianos: los cristianos procedentes del judaísmo y los provenientes del paganismo.
      Pablo dirá que, Cristo, con su muerte, ha derribado muros, que ya no hay divisiones, que Él es nuestra paz.

 

PRESENTACIÓN

En el trasfondo del texto hay una realidad que se vivía en el quehacer diario entre los judíos y los no judíos.

Con el fin de preservar su condición de pueblo de Dios y pueblo elegido, muchos de los judíos del tiempo de Jesús, no se trataban con los gentiles, con los paganos; era un pecado hacerlo.

Así, se había ido fraguando un odio hacia todo lo extranjero por el simple hecho de serlo. La contrapartida era que los extranjeros, los paganos, tampoco veían con buenos ojos a los judíos.

Y esta realidad empezó a afectar en los comienzos de la Iglesia a las relaciones entre cristianos de origen judío y cristianos de origen pagano.

Dios quiere que todos los hombres se salven. Y, así, envía a su Hijo que, por su sangre, ha roto el muro que separaba a los pueblos. No hay ya ni judío ni gentil; tampoco una Ley que separa sino un amor que une.

Él, mediante la cruz, ha abrazado a todos y ha traído la verdadera paz de la fraternidad.

En Cristo no tiene sentido la división. Él trae la paz para todos, de lejos o de cerca. Ya no hay distancias, ya no hay clases; Dios no es más Padre de unos que de otros.

Si todos tenemos el mismo Espíritu, todos podemos acercarnos, por igual, al Padre.

Unidos a Ti, aun en medio de nuestras diferencias, podremos vivir en paz

DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS EFESIOS 2, 13-18

Él es nuestra paz, él ha hecho de los dos pueblos una sola cosa

Hermanos: Ahora estáis en Cristo Jesús. Ahora, por la sangre de Cristo, estáis cerca los que antes estabais lejos. Él es nuestra paz. Él ha hecho de los dos pueblos una sola cosa, derribando con su carne el muro que los separaba: el odio. Él ha abolido la Ley con sus mandamientos y reglas, haciendo las paces, para crear con los dos, en él, un solo hombre nuevo. Reconcilió con Dios a los dos pueblos, uniéndolos en un solo cuerpo mediante la cruz, dando muerte, en él, al odio. Vino y trajo la noticia de la paz: paz a vosotros, los de lejos; paz también a los de cerca. Así, unos y otros, podemos acercarnos al Padre con un mismo Espíritu.

Palabra de Dios

 

ACLAMACIÓN
Juan 10, 27

Mis ovejas escuchan mi voz -dice el Señor- . Yo las conozco y ellas me siguen.

 

EVANGELIO
Marcos 6, 30-34

* Cuando los apóstoles vuelven de predicar necesitan descansar y compartir con Jesús sus experiencias.
        Pero la gente les sigue y Jesús se compadece de ellas porque están "como ovejas sin pastor"
       Se pone a enseñarles. ¿Y el descanso? Otro día será.

 

PRESENTACIÓN

Los había enviado de dos en dos a predicar y, como iban en nombre de Jesús, no faltaban signos de su presencia.

Ahora han vuelto y re reúnen con el Maestro para poner en común la experiencia: cómo les ha ido, qué han enseñado,  y los signos que, por medio de él, han hecho.

Jesús sabe que necesitan descansar, desahogarse, compartir entre ellos la tarea realizada..., y como no es posible hacerlo allí, pues hay demasiada gente, cogen la barca para ir a un lugar tranquilo.

El Maestro, los apóstoles, la tranquilidad de estar solos, de examinar el camino recorrido... una necesidad que a veces se convierte en un lujo.

Y es lo que ha pasado. Por encima de esa necesidad hay otra: las ovejas sin pastor.

No les ha servido mucho retirarse; la gente, hambrienta de la Palabra, ha llegado al lugar donde iban antes que ellos.

¿Pueden Jesús y los apóstoles quedarse en su descanso? "Jesús vio una multitud y le dio lástima".

Eran ovejas desorientadas, perdidas, sin pastos; necesitaban un pastor, un Buen Pastor y el buen pastor pone por delante de sus gustos y necesidades, a las ovejas. Por eso Jesús "se puso a enseñarles con calma".

El retiro, el descanso tan necesario... otro día será.

No hay mucho tiempo para el descanso; hay demasiados que andan como ovejas sin pastor. Dame fuerzas para estar al servicio de mis hermanos.

DEL EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS  6, 30-34

Andaban como ovejas sin pastor

En aquel tiempo, los apóstoles volvieron a reunirse con Jesús y le contaron todo lo que habían hecho y enseñado. Él les dijo: "Venid vosotros solos a un sitio tranquilo a descansar un poco." Porque eran tantos los que iban y venían que no encontraban tiempo ni para comer. Se fueron en barca a un sitio tranquilo y apartado. Muchos los vieron marcharse y los reconocieron; entonces de todas las aldeas fueron corriendo por tierra a aquel sitio y se les adelantaron. Al desembarcar, Jesús vio una multitud y le dio lástima de ellos, porque andaban como ovejas sin pastor; y se puso a enseñarles con calma.

Palabra de Dios