santo ROSARIO 
POR LAs vocaciones

MISTERIOS dolorosos

- Dios mío ven en mi auxilio

     - Señor, date prisa en socorrerme.

- Gloria al Padre, al Hijo...

     - Como era en el principio...

HIMNO

MADRE DE LOS CREYENTES,
QUE SIEMPRE FUISTE FIEL,
DANOS TU CONFIANZA,
DANOS TU FE

Pasaste por el mundo en medio de tinieblas,
sufriendo a cada paso la noche de la fe,
sintiendo cada día la espada del silencio,
a oscuras padeciste el riesgo de creer.

La fe por el desierto a lomos de un asnillo,
la fe cuando en las bodas Jesús se hizo esperar,
la fe cuando pensaban que el hijo estaba loco,
la fe sobre el calvario, al borde de acabar.

Guardaste bajo llave las dudas y batallas,
formándose el misterio al pie del corazón.
Debajo de tu pecho de amor inagotable,
la historia se escribía de nuestra Redención.

MADRE DE LOS CREYENTES...

PRIMER MISTERIO:

la agonía de jesús en el huerto

Pidamos para que busquemos siempre en nuestras vidas la voluntad de Dios con generosidad y fortaleza.

"Jesús salió con sus discípulos al otro lado del torrente Cedrón, donde había un huerto, en el que entraron El y sus discípulos.

Y dijo a sus discípulos:

- Sentaos aquí mientras voy allí a orar.

Y tomando consigo a Pedro y a los dos hijos de Zebedeo, comenzó a sentir tristeza y angustia.

Y les dijo:

- Siento tristezas de muerte; quedaos aquí y velad conmigo.

Y avanzando un poco más, cayó de bruces y estuvo orando así:

- Padre mío, si es posible , que pase de mí este cáliz; pero no se haga como yo quiero, sino como quieras Tú."

PADRE NUESTRO...
10 AVEMARÍAS
GLORIA AL PADRE...

Mientras recorres la vida,
tú nunca solo estás.
Contigo por el camino,
Santa María va.

SEGUNDO MISTERIO:

la flagelación de Jesús

Pidamos por las personas consagradas que sufren persecución por ser testigos de Jesús en la palabra y en las obras.

"Pilatos convocó a los Sumos sacerdotes, a los jefes y al pueblo, y les dijo:

- Me habéis traído a este hombre como alborotador del pueblo; le he interrogado delante de vosotros y no he encontrado en él culpabilidad en las cosas de que le acusáis; y tampoco Herodes, ya que nos lo devolvió. De modo que no ha hecho nada que merezca la muerte. Por tanto, después de castigarle, le soltaré.

Entonces Pilatos tomó a Jesús y le azotó.

PADRE NUESTRO...
10 AVEMARÍAS
GLORIA AL PADRE...

Mientras recorres la vida,
tú nunca solo estás.
Contigo por el camino,
Santa María va.

Tercer misterio:

La coronación de espinas.

Oremos para que descubramos el rostro doliente de Cristo en los pobres y necesitados, y haya jóvenes que consagren la vida a su servicio.

"Los soldados del Procurador se llevaron a Jesús al Pretorio y reunieron en torno de El a toda la cohorte. Después de desnudarle, le vistieron una túnica de púrpura y, tejiendo una corona de espinas, se la pusieron en la cabeza, y una caña en su mano derecha; luego, arrodillándose delante, se burlaban de El diciendo:

- Salve , rey de los judíos.

Le escupían, le quitaban la caña y le daban con ella en la cabeza.

Salió otra vez Pilato afuera y les dijo:

- Os lo saco para que sepáis que no encuentro en él culpa alguna.

Jesús salió afuera con la corona de espinas y el manto de púrpura. Pilato les dijo:

- He aquí al hombre.

PADRE NUESTRO...
10 AVEMARÍAS
GLORIA AL PADRE...

Mientras recorres la vida,
tú nunca solo estás.
Contigo por el camino,
Santa María va.

 

Cuarto misterio:

Jesús con la cruz a cuestas.

Pidamos para que los jóvenes de hoy escuchen la llamada de Jesús a tomar la cruz de cada día y seguirle.

Entonces les soltó a Barrabás; y a Jesús, después de azotarle, se lo entregó para que fuera crucificado.

Después de burlarse bien de El, le quitaron la túnica, le vistieron sus ropas, y le llevaron a crucificar.

Cuando salían, encontraron a un hombre de Cirene, llamado Simón, y le obligaron a llevar la cruz.

Conducían también a otros dos malhechores para ejecutarlos con El.

PADRE NUESTRO...
10 AVEMARÍAS
GLORIA AL PADRE...

Mientras recorres la vida,
tú nunca solo estás.
Contigo por el camino,
Santa María va.

 

Quinto misterio

la crucifixión y muerte de Jesús

 

Oremos para que Dios conceda una buena ancianidad y una santa muerte a cuantos han entregado su vida al servicio del Evangelio.

Le condujeron al lugar llamado Gólgota, que significa sitio de la calavera. Allí le dieron vino mezclado con mirra, pero no lo tomó. Le crucificaron.

Era hacia las nueve cuando le crucificaron.

Jesús decía: "Padre, perdónales, porque no saben lo que hacen".

Crucificaron con El a dos ladrones, uno a la derecha y otro a la izquierda. Así se cumplió la Escritura que dice: "Fue contado entre los malhechores".

Estaban de pie, junto a la cruz de Jesús, su madre, la hermana de su madre María de Cleofás Y María Magdalena. Jesús, viendo a su madre y junto a ella al discípulo que El amaba, dice a su madre: "Mujer, ahí tienes a tu hijo", luego dice al discípulo: "Ahí tienes a tu madre". Y desde aquel momento el discípulo la recibió consigo.

Jesús, lanzando entonces un gran grito, dijo

- Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu.

Y dicho esto, expiró.

PADRE NUESTRO...
10 AVEMARÍAS
GLORIA AL PADRE...

Mientras recorres la vida,
tú nunca solo estás.
Contigo por el camino,
Santa María va.

letanias

Señor, ten piedad
Cristo, ten piedad
Señor, ten piedad.
Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos.

Dios, Padre celestial, 
ten piedad de nosotros.

Dios, Hijo, Redentor del mundo, 
Dios, Espíritu Santo, 
Santísima Trinidad, un solo Dios,

Santa María, 
ruega por nosotros.
Santa Madre de Dios,
Santa Virgen de las Vírgenes,
Madre de Cristo, 
Madre de la Iglesia, 
Madre de la divina gracia, 
Madre purísima, 
Madre castísima, 
Madre siempre virgen,
Madre inmaculada, 
Madre amable, 
Madre admirable, 
Madre del buen consejo, 
Madre del Creador, 
Madre del Salvador, 
Madre de misericordia, 
Virgen prudentísima, 
Virgen digna de veneración, 
Virgen digna de alabanza, 
Virgen poderosa, 
Virgen clemente, 
Virgen fiel, 
Espejo de justicia, 
Trono de la sabiduría, 
Causa de nuestra alegría, 
Vaso espiritual, 
Vaso digno de honor, 
Vaso de insigne devoción, 
Rosa mística, 
Torre de David, 
Torre de marfil, 
Casa de oro, 
Arca de la Alianza, 
Puerta del cielo, 
Estrella de la mañana, 
Salud de los enfermos, 
Refugio de los pecadores, 
Consoladora de los afligidos, 
Auxilio de los cristianos, 
Reina de los Ángeles, 
Reina de los Patriarcas, 
Reina de los Profetas, 
Reina de los Apóstoles, 
Reina de los Mártires, 
Reina de los Confesores, 
Reina de las Vírgenes, 
Reina de todos los Santos, 
Reina concebida sin pecado original, 
Reina asunta a los Cielos, 
Reina del Santísimo Rosario, 
Reina de la familia, 
Reina de la paz.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, 
perdónanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, 
escúchanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, 
ten misericordia de nosotros.

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios. 
Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.



EVANGELIO DEL DÍA

rezo o canto del Magníficat

Proclama mi alma
la grandeza del Señor
se alegra mi espíritu
en Dios mi salvador;
porque ha mirado
la humillación de su esclava.

Desde ahora
me felicitarán
todas las generaciones,
porque el Poderoso
ha hecho obras grandes por mí;
su nombre es santo
y su misericordia llega a sus fieles
de generación en generación.

El hace proezas con su brazo:
dispersa a los soberbios de corazón,
derriba del trono a los poderosos
y enaltece a los humildes,
a los hambrientos
los colma de bienes
y a los ricos los despide vacíos.

Auxilia a Israel su siervo,
acordándose de su misericordia
-como lo había prometido
a nuestros padres-
en favor de Abraham
y su descendencia por siempre.

Gloria al Padre...

Como era en el principio...

oración de petición

dios te salve, Reina  y madre...

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia,
vida, dulzura y esperanza nuestra:
Dios te salve.

A ti llamamos los desterrados hijos de Eva;
a ti suspiramos gimiendo y llorando,
en este valle de lágrimas.

Ea, pues, Señora, abogada nuestra,
vuelve a nosotros
esos tus ojos misericordiosos,
y, después de este destierro,
muéstranos a Jesús,
fruto bendito de tu vientre.

¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce Virgen María!

oración

María, humilde sierva del Altísimo,
el Hijo que engendraste te ha hecho sierva de la humanidad.

Tu vida ha sido un servicio humilde y generoso:
Has sido sierva de la Palabra cuando el Ángel
te anunció el proyecto divino de la salvación.
Has sido sierva del Hijo, dándole la vida
y permaneciendo abierta al misterio.
Has sido sierva de la Redención,
permaneciendo valientemente al pie de la Cruz,
junto al Siervo y Cordero sufriente,
que se inmolaba por nuestro amor.
Has sido sierva de la Iglesia, el día de Pentecostés
y con tu intercesión continúas generándola en cada creyente,
también en estos tiempos nuestros, difíciles y atormentados.

A ti, joven Hija de Israel,
que has conocido la turbación del corazón joven
ante la propuesta del Eterno,
dirijan su mirada con confianza
los jóvenes del tercer milenio.
Hazlos capaces de aceptar la invitación de tu Hijo
a hacer de la vida un don total para la gloria de Dios.
Hazles comprender que servir a Dios satisface el corazón,
y que sólo en el servicio de Dios y de su Reino
nos realizamos según el proyecto divino
y la vida llega a ser himno de gloria a la Santísima Trinidad.

Amén

(Juan Pablo II)

bendición

el Señor nos bendiga
nos guarde de todo mal
y nos lleve a la vida eterna