Consenso cristiano, judío y musulmán: eutanasia y suicidio asistido deben prohibirse, sin excepción

En el Vaticano se ha presentado este lunes un documento conjunto de representantes cristianos, musulmanes y judíos pidiendo defender y cuidar la vida de los enfermos y pacientes terminales, y reclamando que se prohíba el matar enfermos o ancianos, sea por eutanasia o por suicidio asistido.

"Nos oponemos a cualquier forma de eutanasia -que es el acto directo, deliberado e intencional de quitar la vida- así como al suicidio asistido médicamente-que es el apoyo directo, deliberado e intencional a suicidarse- porque contradicen fundamentalmente el valor inalienable de la vida humana y, por lo tanto, son actos equivocados desde el punto de vista moral y religioso, y deberían prohibirse sin excepciones", afirma el documento.

El texto se llama Declaración conjunta de las religiones monoteístas abrahámicas sobre las cuestiones del final de la vida. Pide que las sociedades ayuden a los enfermos y moribundos, que se potencien los cuidados paliativos y que se apoye la asistencia espiritual al enfermo.

"Todo paciente en fase terminal debe recibir la asistencia paliativa mejor y más completa posible: física, emocional, social, religiosa y espiritual", afirma el documento. "La asistencia espiritual y religiosa es un derecho fundamental del paciente y un deber de la comunidad de fe. Los expertos en cuidados paliativos también reconocen su importancia porque saben cuánto sea intensa la interacción entre la dimensión física, psicológica y espiritual de la persona, junto con el deber de demostrar respeto por las creencias y la fe personales; todo el personal sanitario tiene el deber de crear las condiciones mediante las cuales se garantice la asistencia religiosa a todo aquel que la solicite, ya sea explícita o implícitamente", afirma el texto.

El documento nació a instancias del rabino y médico experto en bioética Avraham Steinberg, miembro de la Pontificia Academia para la Vida por designación del Papa Francisco y copresidente del Consejo Nacional de Bioética de Israel.

Un compromiso de las tradiciones monoteístas

El arzobispo Vincenzo Paglia, presidente de la Academia Pontificia para la Vida, presentó la ceremonia de firma del texto con representantes de las tres religiones monoteístas en la Casina Pío IV. Paglia destacó el texto como un "compromiso de respetar y promover la vida humana en los momentos en los que, cerca de la muerte, muestra particularmente su fragilidad y debilidad". Aunque la medicina no debe restaurar la salud a cualquier costo ni prolongar la vida indefinidamente, sí tiene la obligación de "cuidar siempre de la persona, incluso cuando la enfermedad es incurable", afirmó Paglia.

Recordó también que los cuidados paliativos nunca incluyen matar al enfermo, "como lo reiteró en 2002 la Organización Mundial de la Salud cuando afirma que los cuidados paliativos no tienen la intención de apresurar ni posponer el momento de la muerte indiscriminadamente" sino acompañar al enfermo y a sus familias. El arzobispo animó a difundir el texto y llegar a más personas, de otras tradiciones, que puedan asumirlo, y a "estar presente en la esfera pública elaborando discursos que puedan ser entendidos".

Declaración conjunta de las religiones monoteístas abrahámicas sobre las cuestiones del final de la vida (Casina Pío IV, 28 de octubre 2019) (texto completo)