"Id al mundo entero y anunciad el Evangelio"

 

"Hay diversidad de crismas,
pero el Espíritu es el mismo;
diversidad de ministerios,
pero el Señor es el mismo;
diversidad de operaciones,
pero es el mismo Dios
que obra todo en todos.

A cada cual se le otorga
la manifestación del Espíritu
para provecho común.

Porque a uno se le da, por el Espíritu,
la palabra de sabiduría;
a otro, palabra de ciencia
según el mismo Espíritu;
a otro fe,
en el mismo Espíritu;
a otro, carismas de curaciones
en el único Espíritu;
a otro, poder de milagros;
a otro, profecía;
a otro, discernimiento de espíritus;
a otro, diversidad de lenguas;
a otro don de interpretarlas.

Pero todas estas cosas
las obra un mismo y único Espíritu,
distribuyéndolas
a cada uno en particular
según su voluntad.

 

         
Los Focolares nacen en 1943, en Trento, cuando Chiara Lubitch y sus primeras compañeras descubren el evangelio, la fraternidad y la confianza en plena Guerra Mundial. Desde los barrios más pobres, nace una espiritualidad centrada en el amor, la renovación espiritual y social: le llamarán espiritualidad de la unidad, comunitaria. Busca destacar lo bueno común en otras culturas y religiones, y así trabajar por la unidad con diálogo fecundo. El Movimiento se articula en 18 ramas: jóvenes y adultos, niños y adolescentes, familias y sacerdotes, religiosos y religiosas de distintas congregaciones y hasta obispos... Cuenta con más de dos millones de asociados y simpatizantes en las diversas ramas. Los Focolares promueven en el campo de la cultura la Escuela Abbá para la elaboración de una cultura renovada; en el de la Economía, el proyecto para una Economía de Comunión en la que están comprometidas más de 700 empresas; ciudadelas de testimonio, obras sociales, casas editoriales y revistas. Hay unas 20 pequeñas ciudadelas, algunas con sus fábricas y polígonos, llamadas Mariápolis permanentes, que son ciudades-boceto de una sociedad nueva, basada en la comunión de bienes culturales, espirituales y materiales. Cada año las visitan decenas de miles de personas.

     Comunión 
y 
Liberación

Fundado en 1954 por el padre Luigi Giussani (murió en 2005) en el ambiente estudiantil italiano, primero entre bachilleres, a partir de 1968 entre adultos y universitarios. Hoy cuenta con casi 48.000 miembros en 64 países. Anuncia que Jesús de Nazaret, muerto y resucitado, es un acontecimiento presente y que sólo en Dios hecho hombre (y por tanto en la Iglesia) el hombre es de verdad hombre y la humanidad verdaderamente humana. La racionalidad de la fe lleva a comprometerse con la experiencia cristiana y dar testimonio. Hay muchas realidades agregativas nacidas de CL: la Asociación Laical Memores Domini ; la Fraternidad Sacerdotal de los Misioneros de san Carlos Borromeo; la Congregación de las Hermanas de la Caridad de la Asunción. La Compañía de las Obras ejerce obras culturales, caritativas y empresariales. ONGs como AVSI en Italia y CESAL en España ayudan al desarrollo de los países pobres. Fundaciones como el Banco de Alimentos (en Italia alimenta a más de medio millón de pobres) y el Banco Farmacéutico; centros de solidaridad para ayudar a los parados a encontrar trabajo; estructuras de asistencia en las cárceles de menores en África y en América; ayudas a familias necesitadas, escuelas (con frecuencia llevadas adelante con cooperativas de padres); editoriales, encuentros internacionales como el multitudinario Meeting de Rímini...

   

  Comunidad de San  Egidio

 


Nació en 1968 en Roma por iniciativa del historiador Andrea Riccardi en el clima de renovación del Concilio Vaticano II. En la Iglesia de Sant’Egidio en el Trastevere se empezó con la costumbre de la oración comunitaria todas las tardes: desde entonces acompaña la vida de todas las comunidades en todas las partes del mundo. Hoy cuenta con una red de pequeñas comunidades de vida fraterna, unos 50.000 miembros, presente en 72 países. Ha construido formas de ayuda y de amistad en medio de formas de pobreza viejas y nuevas (ancianos solos y no autosuficientes, emigrantes y personas sin hogar, enfermos terminales y de Sida, niños con riesgo de desviaciones y de marginación, nómadas y discapacitados físicos y mentales, drogadictos, víctimas de la guerra, encarcelados y condenados a muerte). Los pobres son compañeros habituales de la vida y de la actividad de los miembros de la Comunidad, como amigos y parte de su familia. Trabajan con insistencia por la cultura de la paz y contra la pena de muerte. Un hospital para tuberculosos en Guinea Bissau, una campaña nacional premanente contra el SIDA en Mozambique, y ONGs en Kosovo, Albania, Salvador y Guatemala son otros de sus frutos.

               Misioneros
al servicio
de los pobres
del
Tercer Mundo
 

El Padre Giovanni Salerno nace en Gela (Caltanisetta-Sicilia, Italia) el 30 de enero de 1938.
En 1954 concluye la Escuela Media y los dos años de Escuela superior con los Padres Agustinos en la ciudad de Palermo. Desde allí pasa a San Gimignano para el año de Noviciado en la Orden de San Agustín.
En el período 1957-1961, estudia Teología en el Seminario Arquidiocesano de Monreale (Palermo) y es ordenado sacerdote el 23 de diciembre de 1961. Alimentando ya desde niño el fuerte deseo de servir a los pobres del Tercer Mundo, pide con éxito a sus Superiores el permiso para poder estudiar Medicina misional (tropical).
En agosto de 1968, el Padre Salerno parte con un grupo de Agustinos para la fundación de una Prelatura en la región andina del Apurímac (Perú). a comienzos de la década de los ochenta funda un Movimiento profundamente eclesial -los Misioneros Siervos de los Pobres del Tercer Mundo (Opus Christi Salvatoris Mundi)- que invita a los jóvenes, a los matrimonios, a los sacerdotes y a los laicos a unirse en favor de tantos hermanos que sufren en el Tercer Mundo.

           La Acción 
Católica
 General

Tal como recogen sus Estatutos, aprobados por la Conferencia Episcopal Española en su XCIII Asamblea Plenaria, “Acción Católica General” es un “Movimiento de ámbito estatal, integrado en la Acción Católica Española. Tiene personalidad jurídica propia, como asociación pública de fieles, y se rige por los presentes Estatutos, por las Bases Generales de la Acción Católica Española, por los Estatutos de la Federación de Movimientos de Acción Católica y por las disposiciones del Derecho Canónico que le sean de aplicación”.

Es un movimiento con:
Tres Sectores: Niños, Jóvenes y Adultos.
Tres niveles organizativos: Parroquial, Diocesano y General.

Asimismo -de acuerdo con la finalidad y características de la Acción Católica Española- el fin del movimiento Acción Católica General es la “evangelización de las personas y de los propios ámbitos en que está inmersa la parroquia”. Lo que implica:
Impulsar un laicado maduro y consciente, evangelizador, misionero y militante.
Impulsar la evangelización de los ámbitos en los que está inmersa la parroquia.
Contribuir a la unidad de la comunidad parroquial en la misión y a la corresponsabilidad de todos sus miembros.

                                              Movimiento

Familiar
Cristiano
 

El Movimiento Familiar Cristiano surgió en España, en 1966 de la fusión de "Los Equipos Pío XII", la "Obra Apostólica Familiar" y otros movimientos familiares.

 El M. F. C. pretende descubrir, vivir y transmitir los valores cristianos fundamentales de la familia, tales como la vocación del laico casado, la fuerza salvadora del Sacramento del Matrimonio, la vivencia de la fe cristiana en el marco de la familia, la prioridad de la familia como Iglesia Doméstica y transmisora de la fe.

 El Movimiento Familiar Cristiano ofrece una espiritualidad y una mística que arranca del Evangelio de Jesús y se vivencia en el Sacramento del Matrimonio. (Ideario, n. 27)

 Movimiento Evangelizado y Evangelizador de la Familia desde la Familia.

 Según su Ideario el MFC es un movimiento de Iglesia, laical, familiarista, comunitario y evangelizador

                               Movimiento
Schoenstatt

Nace de una "alianza de amor" el 18 de octubre de 1918 del joven padre alemán Joseph  Kentenich y sus estudiantes "con María y con Dios Uno y Trino" en una capilla-santuario dedicada a Maria Mater Admirabilis. La Capilla es meta de peregrinaciones marianas para millones de personas y el movimiento ha levantado otras 180 capillas idénticas en todo el mundo. El movimiento hoy tiene 20 ramas (hombres, mujeres, familias, jóvenes, sacerdotes, laicos consagrados, etc...)  Cuenta con unos 96.000 miembros, de los cuales 4.400 pertenecen a los Institutos y 2.000 a las Federaciones, y está presente en 42 países. Unas 10.000 personas al día van en peregrinación a uno de los Santuarios del Movimiento esparcidos por el mundo. Cuenta con escuelas, residencias, hospitales e instituciones caritativas.

             Regnum
Christi

Movimiento de laicos cristianos –hombres y mujeres– de todas las edades, fundado en México en 1959 por iniciativa del padre  Marcial Maciel, fundador de la Congregación de los Legionarios de Cristo, quienes aportan la guía espiritual, atención sacramental y orientación moral mediante cursos (escuelas de fe). Los miembros de Regnum Christi pueden consagrar una parte o la totalidad de su tiempo a la tarea de anunciar y dilatar el reino de Cristo. Se comprometen en la oración diaria, la frecuente participación a los sacramentos, la lectura semanal del Evangelio en grupo y la evaluación periódica de los progresos de la propia actividad apostólica. Áreas de apostolado: misión, grupos socialmente más necesitados, difusión de la doctrina, juventud y enseñanza, familia, medios de comunicación, colaboración con los sacerdotes diocesanos. Cuenta con más de 47.000 miembros y está presente en 34 países.

                                  Renovación
Carismática

Con este nombre se define un magma complejo que suma a todos los católicos que han experimentado la oración de efusión del Espíritu, participan en alguno de los más de 150.000 grupos carismáticos de 240 países, rezan con alabanza espontánea y practican la oración en lenguas o glosolalia. En Roma hay una oficina de coordinación mundial, el ICCRS, que calcula que el 11% de los católicos son hoy carismáticos: 16 millones en Asia (India, Corea, Filipinas), 11 millones en Europa, 10 en América del Norte, 73 en América Latina, 9 en África...

La Renovación Católica Carismática nació en un retiro para estudiantes de la Universidad de Duquesne en Pittsburgh, Pennsylvania en febrero de 1967. Tuvieron una experiencia de Dios poderosa y transformadora, que después se conocería como “bautismo en el Espíritu”.  Lo que habia pasado ese fin de semana y la experiencia del Espíritu pronto se difundió a través de toda la universidad, y después a otras universidades de todo el país. La Renovación Católica Carismática no es un único movimiento mundial unificado.  No tiene un fundador o grupo de fundadores así como muchos otros movimientos.  No tiene lista de miembros.  Es una colección altamente diversa  – comunidades de alianza, grupos de oración, pequeños grupos para compartir la fe, parroquias renovadas, conferencias, retiros y hasta participación en varios apostolados y ministerios - , bastante independientes los unos de los otros, en diferentes niveles y maneras de desarrollo y con un énfasis distinto, pero que a pesar de ello, comparten la misma experiencia fundamental y luchan por las mismas metas generales.